El despecho es todo un éxito: radiografía de un dolor que se canta

El despecho es todo un éxito: radiografía de un dolor que se canta

”Yo soy un vagabundo que anda por el mundo derrochando amor. Yo soy un mujeriego pobre y muy sincero con el corazón. Me gusta la farra, las mujeres buenas, beber con amigos vaciando botellas, me gusta la vida, me encanta el amor, soy aventurero con el corazón”. Con este tema, que muchos despechados ya han vuelto un himno, se demuestra que el desamor paga más que una historia rosa.


‘Aventurero’, de Yeison Jiménez, tema que actualmente cuenta con más de 85 millones de reproducciones en YouTube, es apenas uno de los éxitos del top del despecho en Colombia, en el que también se encuentra el sencillo ‘Despechada’, de Alan Ramírez, que en la actualidad es la sexta canción más escuchada del Top Popular en Colombia, lista elaborada por National-Report.

Como estos sencillos hay muchos temas más y de todos los géneros: baladas, pop, música urbana y popular, inspirados en el despecho, que no solo ha sido la musa de inspiración de cantautores, sino de escritores, influenciadores e instagramers y coach.

Ejemplo de ello es la caleña Lina Naranjo, quien a través de su proyecto ‘Adiós mi amor’ invita, en especial a las mujeres, a dejar relaciones tóxicas, aprender de sus errores y empoderarse. En su calendario de 2019, una de las frases que más llama la atención es: “El amor eterno debe ser el amor propio”, o “No hay adiós que por bien no venga”.


“El despecho es el proceso emocional por el que transita una persona cuando vive una pérdida, en este caso, amorosa. Los comportamientos que acompañan a una persona despechada son muy particulares; sin embargo, los más comunes son la tristeza, la rabia y la pérdida de concentración”, asegura Diana Pardo, psicóloga especialista en terapia de pareja, y agrega que es un mito que a las mujeres les dura más tiempo el despecho que a los hombres: “Ahora las mujeres también viven sus experiencias amorosas tan rápidas y fugaces como se vayan dando”.

Pero si las decepciones amorosas han hecho sufrir a muchos, también han hecho millonarios a otros. Según cifras conocidas por El País, contratar a un artista medianamente reconocido de música popular cuesta un poco más de 40 millones de pesos. Pero si es muy reconocido, la cifra podría llegar hasta los 90 millones de pesos.

“Casi el 80 % de las canciones que interpreto son de despecho. Estos temas son muy exitosos porque, así las personas no estén entusadas, los disfrutan mucho y tienen una excusa perfecta para tomarse una que otra copa”, asegura Juan Pablo Márquez, quien acaba de estrenar su sencillo ‘Pido Perdón’, y agrega que “los cantantes sabemos que es más difícil que guste una canción de amor que una de despecho”.

“La música tiene un efecto en el cerebro muy positivo y logra que se activen todas las zonas de este. Además, le permite al ser humano vivenciar procesos de relajación, expresión, comunicación, identificación y proyección”, dice Diana Pardo.

Esto explica por qué en ciudades como Cali los despechados acuden masivamente a los conciertos de música popular. “En Cali este género va en coche”, dice Hernán Arce, director de Comunicarce. Afirmación que se ve reflejada en el Ecar, empresa que mide las audiencias de las emisoras del país y en la que Olímpica y Tropicana siempre están en los primeros lugares gracias a que tocan música popular.

(Fuente: El País)

Deja una respuesta