Chichi Peralta, sin miedo a experimentar

Chichi Peralta, sin miedo a experimentar

El percusionista dominicano vuelve este sábado 31 de agosto a Bogotá. Se presentará en el Club de Baile junto al Grupo Niche en Chamorro City Hall. Aquí, un recorrido por más de 25 años de carrera.

No se puede hablar de la música tropical sin, por lo menos, hacer una parada rápida por Chichí Peralta, el percusionista dominicano que, junto a su orquesta homónima, le regaló al mundo éxitos bailables que todavía suenan hoy como ProcuraLa Ciguapa y Amor Narcótico, todos parte del disco Pa’ otro la’o. De eso hace ya 22 años en los que el artista ha hecho todavía más cosas.

 

Pero, antes de entrar en detalles, hay que hablar de sus antecedentes. Como bien cuenta el propio Pedro René Peralta, nombre de pila de Chichi Peralta, su lazo con la música existe prácticamente desde el nacimiento: hizo su primera tambora cuando tenía apenas cuatro años y desde entonces el enamoramiento no ha cesado

Poco a poco se hizo un nombre gracias a su paso por orquestas como el Grupo Fragmento, la agrupación de Fernando Echavarría y la Familia André, Trilogía y, por último, como parte de la banda de Juan Luis Guerra, donde permaneció un total de ocho años. Fue en 1995 que, tras de abandonar 4:40, Peralta decidió formar el propio, llamado Son Familia, para lanzar su primer disco propio, Son Familia.

Con nueve pistas más bien lentas y románticas, ese primer trabajo que no tuvo mucho éxito “por falta de apoyo”, según Peralta, comenzaba a dar muestras de lo que se convirtió en la identidad de la agrupación: un merengue en el que predomina el sonido de las percusiones, arpegios de guitarra y al que no le da miedo mezclarse con otros ritmos, en este caso el son y el bolero.

Tras un año en el que se dedicó a componer música para el documental Trujillo: El Poder del Jefe III, y después rebautizar a la orquesta con su propio nombre artístico, Chichí Peralta volvió a sonar en las radios latinoamericanas, esta vez con más fuerza gracias la que es su obra más recordada hasta hoy: Pa’ otro la’o. Un trabajo discográfico al que se le notó con más fuerza el interés experimental del percusionista, arreglista, productor y compositor del grupo, quien incluso contó con el apoyo de la Orquesta Sinfónica de Londres para la primera canción, Amor narcótico

Allí también vinieron otros himnos bailables como La ciguapaTechno sonPa’ otro lao’, que le dieron un toque más alegre y movido a la música de Peralta al combinar el merengue con sonidos cercanos a los de la salsa; o Ella tiene y Procura, más netamente merengueras. El álbum también tuvo Solo de verano y Limón con sol, mucho más lentas y románticas, cercanas a la balada y Un día más, en la que la fuerza de los ritmos de tambor africanos es bastante notoria.

Durante la gira promocional de dicho trabajo, Peralta vendría a Colombia y comenzaría a acercarse a los sonidos de artistas nacionales como Joe Arroyo, Jairo Varela, Diomedes Díaz y Carlos Vives, a los que después llegaría, incluso, a citar como inspiración para incluir ritmos como el vallenato en sus trabajos.

Con la llegada del nuevo milenio, Peralta y su grupo lanzaron el disco De vuelta al barrio, en el que además del regreso de la Sinfónica de Londres, se vio la fusión del son con el jazz, el merengue con el guaguancó, el pop con ritmos africanos y la bachata con aires brasileños y árabes. Tal fue la profundidad sonora del trabajo que terminó ganándose el Grammy Latino al mejor álbum de merengue en 2001.

La historia se volvería a repetir en 2006, esta vez en la categoría de Mejor Álbum Tropical Contemporáneo, esta vez por el disco Más que suficiente de 2005. Curiosamente, el mismo trabajo se convertiría en una de las producciones latinas más vendidas en Japón, lo que a su vez terminaría acercando al percusionista dominicano a dicho país e inspirando De aquel lao’ del río, donde se experimenta con ritmos e instrumentos de la tradición nipona en temas como Amor Samurai en el que incluso participa la cantante Kumiko Yoshijara.

Tras un descanso, varios arreglos para documentales, un corto paso por la música religiosa y hasta una colaboración en clave de bachata con Fanny Lu, Peralta regresa a Colombia después de más de quince años. Lo hará este sábado 31 de agosto para el Club de baile, un concepto desarrollado por Páramo Presenta y que busca homenajear a los clásicos salones de baile en un contexto de concierto, en un ambiente caribeño y de la mano de grandes íconos de la música tropical latinoamericana. Llega también con la noticia de un nuevo disco, que podría llegar pronto, que es el más experimental que ha hecho y que, además, tendrá mucho de nuestro país.

(Fuente: El Espectador)

 

 

Deja una respuesta